Blogia
petalofucsia

FILOSOFÍA19: PREGUNTEMOS AL MORO, POR LOS "MARIMACHOS", LA IMPRESIÓN QUE TENGO DE AUTÉNTICAS "MARIMACHOS" ENTRE LOS MOROS... NO SÓLO POR SER "DURAS" SINO POR LAS "EXPRESIONES" ...

Marimachos

Publicado el 27/07/2006 por sulaco

En esta búsqueda sin fin de las palabras más adecuadas para definir todos los tipos de mujeres que tenemos en el mundo hoy le llega el turno a los marimachos. Nos movemos por aguas cenagosas ya que se tiende a usar sin pararse a pensar las palabras marimacho y machorra y no debemos confundirlas ya que se trata de conceptos distintos. Recuerdo en mi niñez escuchar a mi abuela llamar marimacho a la menor de sus hijas cuando esta salía a la calle vestida con ropas no femeninas. También en el instituto y en la Universidad calificábamos como marimachos a aquellas que habían renunciado a su feminidad y optaban por parecer un Johnny cualquiera. Son tías que sin razón o motivo aparente buscan el parecer hombres, fundamentalmente con su forma de vestir y en ocasiones con sus acciones. Niegan su sexo y al hacerlo se vejan a ellas mismas. Las hay de todo tipo, altas y bajas, feas y guapas, gordas y flacas y no está muy claro el por qué una mujer en un momento dado de su vida abraza el marimachismo y se pasa un tiempo cual andrógino fantasma paseándose entre nosotros. Son la versión femenina de los travestis, esos hombres que visten con ropas del sexo contrario.

Las marimachos son casi siempre fumadoras empedernidas y agarran el cigarro de la misma forma que han visto hacer a los colegas de la bolera. Su aspecto desgarbado y desaliñado produce desazón en los hombres que inmediatamente las añaden al grupo de las no follables. Resulta muy fácil entrar en ese club pero es muy difícil salir del mismo.

Las jóvenes son las que mayormente reciben el calificativo de marimachos y les cae al llegar a la adolescencia. Mientras unas siguen la línea evolutiva habitual y se transforman en
Rebenques y posteriormente en Petates, otras quedan como retrasadas y pierden el Norte. Sus tormentas interiores las desorientan y un día, al salir el sol, desprecian sus faldas y esos preciosos corpiños con los que calientan a la audiencia y en su lugar se ponen camisas anchas y de oficinista, pantalones vaqueros sueltos y de cuatro tallas más grandes y unas zapatillas deportivas rotas y sucias. Se les tuercen las facciones, se les abren las raíces del pelo y la cara puede poblarse de granos (o no). Su apariencia torcerá el gesto de sus madres que inmediatamente tratarán de hacerlas reaccionar llamándolas por aquello en lo que se han convertido. La mujer le gritará a su hija: Pareces un marimacho y ella no reaccionará y rehuirá la mirada de aquella que la parió. Se irá a la calle con esa pinta y procurará que la gente la vea fumando en todo momento. Es una oveja descarriada que necesita urgentemente ayuda para volver al redil, de lo contrario podrá acabar convertida en algo peor.

En una ocasión escuché al sumo consejo de alcahuetas y noveleras de la Isleta disertar sobre este asunto tras descubrir un marimacho en nuestra calle. Era una chica guapa y modesta con dos tetas como dos carretas que todos suponíamos acabaría casada y con tres hijos y su marido sería estibador en el muelle grande y robaría todo lo que pudiera de los contenedores que llegan a dicho puerto, o sea, lo típico. Ella no tenía pinta de querer ser una Jenny (otro grupo del que tendré que hablar) y su timidez no podía presagiar lo que sucedió. La semana que se transformó y se pasó al reverso marimachoso estuvo en boca de todas las cotillas. Nadie daba crédito a aquello. Su madre andaba desesperada por la calle tratando de encontrar algún consejo útil que la ayudara a salvar a su hija. No hubo manera. La chiquilla renunció a su futuro y a partir de entonces parecía un macho andando por el barrio, sin mostrar ningún interés por los chicos de la zona ni provocarlos para conseguir que se calienten lo suficiente y todas esas tretas que practican con gran descaro las chicas. Ella iba a lo suyo, vestida con unas ropas que eliminaban los contornos con los que Dios la había dotado.

Un par de años más tarde aún seguía en ese pozo sin fondo y no parecía poder salir del mismo. Había caído en el reverso tenebroso y fue cuestión de tiempo el que la recalificaran y la pusieran en el grupo de las bolleras. Un final inesperado y nada deseado en su familia.

Es un caso extremo ya que casi siempre se trata de una fase temporal en la que la joven no se siente preparada para dar el salto y transformarse en Rebenques y queda atrapada en la red de los marimachos. La palabra también se usa con otras mujeres, ya maduras que se comienzan a vestir y actuar como machos a los treinta y tantos. Es un fenómeno extraño y poco documentado. A las holandesas por ejemplo les sucede con frecuencia y por eso siempre se aconseja el conocer a la madre de una chica antes de ir en serio con ella porque ya lo dice el refrán: de tal palo tal guarrilla y no es de recibo el terminar viviendo con otro tío en tu casa, que para eso mejor te quedas en el piso con los colegas de la universidad.

Si conoces algún marimacho intenta ayudarla, muéstrale el camino para que vuelva a la luz y explícale que aunque no es algo normal lo que le sucede, con un poquito de esfuerzo por su parte podrá salvarse.

Puedes leer más anotaciones relacionadas con este tema en hembrario

Technorati Tags: desvaríos

Esta entrada fue publicada en Desvaríos. Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a Marimachos

  1. bleuge dijo:

    mujer no follable = oxímoron

  2. Pedrusko dijo:

    La mayoría de esas marimachos (he conocido al menos a un par) no son precisamente simpáticas con los tíos, mas bién hoscas, como diciendo “Tengo más huevos que tú!”. Eso, unido a que tampoco suelen gozar de una resaltable belleza, y la que tienen, la esconden, suele acarrearles la mofas e insultos de todo rabo cercano a ellas.

    Vamos, que si no es guapa, y encima tiene carácter de leñador sarnoso, pues en lugar de “ayudarla”, se la nombra bufón de la corte, y punto.

  3. sulaco dijo:

    bleuge querido, Inma Monster te ofrecía a tí o a cualquiera con cojones para jincársela 5.000 pesetas y no tuviste redaños así que de oximorón nada. Entre 800 tíos no hubo uno con estómago para follarse aquella abominación, el eslabón perdido entre el hombre y las sandalias de playa. A veces me despierto de una pesadilla con la imagen nítida de aquellos ojos sin pestañas y con tres pelos de cejas cada uno ….

    Pedrusko, yo creo que tú lo que has conocido son machorras.

  4. Virtuditas dijo:

    Pedrusko, pues las que yo conozco son todo lo contrario, se llevan mejor y se relacionan mejor incluso con los hombres que con las mujeres.
    Y además añadir que aunque sea un mes de nuestras vidas, todas, absolutamente todas, pasamos por una etapa así, ropa enorme, botas militares, camisetas para disimular. . . rebeldía y apatía a partes iguales.
    En mi caso, lo que me ayudó a ´salir´fue que se me quedó enganchada la camiseta gigante que llevaba en la cintura del pantalón en lugar de taparme el culo, y un buen samaritano me echó un piropazo. Me hacía falta. Desde entonces esas camisetas, como mucho, para dormir.

  5. sulaco dijo:

    Virtuditas, ¿se rompió la camisa y salieron al exterior?
    ¿Qué tal las fiestas del Carmen?

  6. Jimmy Neutron dijo:

    Yo coincido con Virtuditas en que casi todas las chicas pasan por esa etapa. Lo he visto a patadas con amigas mías, pero suele ser pasajero en las chicas guapas, que tarde o temprano, descubren que con ese cuerpo que Dios les ha dado pueden mangonear a los tíos como les dé la gana, entrar gratis en las discotecas y librarse de las hostias en las peleas (aunque también se tienen que quitar de encima a los moscones, cosa que tampoco debe ser plato de buen gusto).
    Las que se convierten en “marimachos de larga duración” suelen ser las feas, y de ahí al reverso bolleroso sólo hay un pequeño paso.

  7. bleuge dijo:

    >> Inma Monster

    tienes razón, aquí no hay más que decir :D

  8. sulaco dijo:

    Si te la hubieras follado, te habrías quedado traumatizado para el resto de tus días. Ahora estarías con una biblia en la mano y yendo todos los días al centro del Opus Dei de la avenida marítima

  9. Virtuditas dijo:

    sulaco, siento decepcionarte, pero no se rompió nada, solo se quedó sujeta a la cintura del pantalón, en vez de taparme hasta casi detrás de las rodillas, tan grande que era la jodida camiseta.
    Y la “Festa da Dorna” de Riveira. . . . uf. . . aún me estoy recuperando, pero creo que ahora tendré tiempo, hoy me voy de vacaciones todo el mes de agosto! Me voy unos días a los cañones del Sil de turismo rural, rutas a caballo (equino, no desvirtuemos) y en piragua, y probablemente de visita a casa de un amigo en Toulousse algún día de la última quincena. Cuidaros mucho, que yo prometo mirar todas y cada una de las anotaciones que me salte en cuanto vuelva, y si algún día suelto me conecto, ya os dejaré un saludito. Au revoir!

  10. sulaco dijo:

    nos quedaremos con la imagen visual de unas domingas al sol. Que disfrutes las vacaciones.

  11. plus dijo:

    Es cierto que no se debe confundir la marimacho con la machorra.
    Hasta yo pasé por ahí en el insti y te recuerdo que tenía mas amigos que amigas. Lo que pasa es que de repente el cuerpo se te empieza a llenar por zonas que hasta hacía poco estaban planas y es necesario un perodo de adaptación amén de reajustar tu centro de gravedad y aprender a caminar derecha otra vez.
    Pero se pasa enseguida…más o menos.

  12. bleuge dijo:

    en el insti?
    recuerdo tu vestimenta en la uni :D
    y esas zonas que dices que se te rellenaron? donde están?
    :D :D

  13. plus dijo:

    Ya te gustaría verlas…y en la uni era anorexica, no marimacho, que por entonces ya me gustaban los tios más que a un tonto un lápiz.

  14. sulaco dijo:

    En primero de BUP dejaste atrás el marimachismo que yo recuerde. No te duró mucho. A la que más le costó fue a Mabeli, la prima de Ramón. Esa yo la sigo recordando como marimacho.

    Se me ocurre ahora que quizás debería crear una nueva entrada llamada más puta que las gallinas y en esa categoría, Ruth estaba a milenios luz del resto. Mira que era ligera de cascos esa chiquilla.

  15. plus dijo:

    Es verdad, en primero abandoné el chandal, me calé las gafas de pasta y entré en el selecto club de los empollones, con el mismo resultado desastroso en el plano eroticofestivo…hasta que mi amiga y hoy socia me maquílló para ir a una fiesta y creó el “monstruo” que soy ahora.

  16. sulaco dijo:

    Es verdad que eras empollona, pero piensa que gracias a eso tienes título universitario, trabajo en compañía importante y te has comprado un chabolo que ni la rociíto.

    Lo de las gafas de pasta me ha recordado lo que me molan las pelis porno en las que las tías las llevan puestas y reciben los faciales con gran alegría.

    Creo que debería dejar de tomar café. Me altera mucho …

  17. M dijo:

    En nuestra epoca daba igual; el que llevase gafas (como yo) entraba en el club de los empollones quisiese o no.

    ah! he terminado el ultimo report y tambien estoy oficialmente de vacaciones. Acepto ofertas para machacar el pasaporte, sigh

  18. sulaco dijo:

    ???, A la retardada que escribió el comentario:
    Subnormal, alelada, totorota

    Veo que te ha dolido y apostaría tus dos riñones adobados a que contigo falló todo y acabaste como BOLLERA.

  19. bleuge dijo:

    no no es algo peor que eso
    tiene pinta de ser feminista!!!!!!!!!!!!!!

    además fíjate en las palabras que usa: “construcción social”, “estereotipo”

    es una de esos/as muchachitos/as que han ido a la universidad y ahora van por ahí dando clases de moral y cultura a los demás pobres “constructos sociales” descarriados (nosotros)

    siempre he mantenido que este tipo de personas que intentan justificarse a sí mismas contínuamente tienen una falta de personalidad y autoestima muy grandes, sin duda debido a una falta de cariño en la infancia, pobres animalitos de dios

    ya véis, no todo el mundo puede ser perfecto como nosotros… :D (lol)

  20. Virtuditas dijo:

    Pues a mi me gusta. Le ha llamado “tipa” a sulaco, y para verle el lado femenino a este tío hay que leer muchos posts, y el/ella, en uno solo, y de los duros, ya se lo ha sacado. Que dulce. *^_^*
    Lo que no entiendo muy bien es que una persona que critica tanto los estereotipos use una frase como “sabes que, putita?” encasillando y atacando por lo más bajo de esos mismos estereotipos. Esa es la parte que no me gusta. Nada.

  21. plus dijo:

    A mi también me ha hecho gracia que pueda pensar que alguien que ha escrito un post así sea una tía.Me gustaría saber que clase de amigas tiene para confundir a Suli con una.
    Desde luego las construcciones sociales se la pasa por el arco del triunfo.

    Yo nunca he oido a una mujer calificar a otra como no follable, callo malayo sí, lo de follable nunca; pero claro es que en mi mundo de estereotipadas mujeres florero, delicadas, sumisas y pasivas esa opción no se contempla.

  22. sulaco dijo:

    Virtuditas, tiene que ser lesbiana para pensar que una mujer puede hablar así de otras. O quizás Arretranco de oficina. Me mola que me llamara putita, suena a chulo maltratador de estos que sacan el rifle y acaban con la piba desde que les dicen que quieren dejarlos.

    plus, tremendo mundo el tuyo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres