Blogia
petalofucsia

HISTORIA17: EL TAROT. El tarot es una baraja de naipes que, además de servir para jugar, se usa a menudo como medio de "adivinación" del pasado, de la situación presente del consultante y algunas veces del futuro, por lo que constituiría un tipo de cartomancia.

Tarot (cartas)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
TAROT OF DREAMS
tarot estrella
MAZOS_______________________________________________
el locoelermitanola muertela torreemperadorel solel mundoenamoradoscarrolunamagopapaemperatrizjusticiaruedatemplanzasacerdotisa

Cualquier mazo de Tarot puede utilizarse para la adivinación a con dición de ser nuevo, usarse única y exclusivamente con este fin, no prestarlo nunca a otras personas Y ser de un diseño que no induzca a confusiones. Estas exigencias nos obligan a hacer algunas aclaraciones.

En primer lugar, todos los fenómenos parapsicológicos (entre los cuales la adivinación figura en un lugar destacado) se basan en la existencia de algún tipo de soporte de carácter psíquico que sirva de medio para su producción. Este soporte ha recibido innumerables nombres a través de la historia y en las diversas civilizaciones, entre los cuales podemos mencionar los siguientes: Chi, Prana, Mana, Od, Orgón, fluido magnético, energía psíquica, fluido astral, energía psicotrónica, bíoenerqía etc.

Una baraja de tarot en la cual los Arcanos Menores del tarot tienen tanta relevancia en el detalle de su representación como los Arcanos Mayores del tarot. Pintado por la pintora y estorista Pamela Colman Smith, refleja las ideas místicas y filosóficas de uno de los grupos de pensamiento iniciatico más relevantes e influyentes del siglo pasado: el Golden Dawn (Amanacer Dorado) de Londres, gurpo al que pertenecieron, entre otras figuras, Arthur Conan Doyle, Yeats y el infame mago y satanista Aleister Crowley.

Se trata de un mazo en donde los Arcanos Menores tienen tanta relevancia en el detalle de su representación como los Arcanos Mayores. Su iconografía remite al Art Nouveau, y su simbología es transparente, razón por la que se trata del segundo mazo de Tarot más utilizado, sólo después del Tarot de Marsella.

El Tarot Rider-Waite encierra una continuidad de la tradición del Tarot y, al mismo tiempo, significa una importante ruptura que separa al Tarot de sus orígenes místicos e inciertos, e intenta darle carta de ciudadanía y legitimidad en las escuelas psicoanalíticas.

Es obra de Arthur Edward Waite (1857-1942), uno de los miembros del Golden Dawn que en oposición a la escuela de Crowley intentaba encontrar una mezcla entre la racionalidad y las escuelas mágicas. Fruto de ello es su tratado sobre el Tarot: “Pictorial Key to the Tarot” de 1910.

Este “Clave pictórica del Tarot” es un ensayo que empieza por poner en duda los orígenes egipcios y místicos del Tarot. Sitúa el origen del mazo en el siglo XVI, y lo explica como una representación simbólica de la memoria colectiva de la humanidad, de las fuerzas que yacen en el inconsciente, en el lenguaje en que nos hablan los sueños. Para Waite, el Tarot es una herramienta de autoconocimiento.

Para acompañar su escrito, Waite pidió un mazo a Pamela Colman Smith, otra miembro del Amanacer Dorado, pintora estadounidense experta en escenografías teatrales. La idea era presentar un Tarot a la medida de los tiempos: moderno, ligero, claro. El resultado: cartas luminosas, de trazo sencillo y fresco, naifs en ocasiones, muy lejos del tremendismo de la tradición ocultista.

Libro y mazo fueron publicados por la editorial Rider, por lo que desde su primera edición se le conoce como Tarot Rider-Waite.

TAROT RIDER WAITE
loco
mago
sacerdotisa
emperatriz
emperador
amantes
sacerdote
carro
fuerza
hermitaño
rueda
justicia
colgado
muerte
templanza
luna
diablo
torre
estrella
sol
juicio
mundo
TAROT RIDER WAITE
TAROT EGIPCIO

Una de las numerosas explicaciones sobre el origen del Tarot cita su nacimiento en Egipto, en los antiguos ritos que antecedieron a la Cábala y a la alquimia a las orillas del Nilo..

Según esta teoría, el sistema de lectura del Tarot tuvo su origen en la representación de la división egipcia del Universo.

Los egipcios concebían tres espacios: el hombre, el espíritu y la materia. En esta cosmogonía, el hombre es el centro del universo, y el espíritu es campo entre la humanidad y lo material.

El Tarot, según esta teoría, habría surgido como un libro sagrado cuya fábula era el crecimiento y desarrollo espiritual del hombre. Un texto que, al mismo tiempo, enseñaba el sitio del hombre en el Cosmos, y representaba una guía para una vida recta.

Con ese fin, el Tarot se concibió como una reproducción del espacio sagrado de los templos, un diseño arquitectónico que a su vez era una representación del universo. Los egipcios habían dado una forma a cada una de las dimensiones de su cosmos. Para el hombre, un punto. Para el espíritu, un triángulo. Para el mundo sensible, un cuadrado. El punto dentro del triángulo, y el triángulo dentro del cuadrado.

Estas figuras se trazaban utilizando las cartas del Tarot, empleando la misma división que utilizamos hoy en día de Arcanos Menores y Mayores. De hecho, se trata de una concepción que nos explica las características de uno de los Arcanos más relevante: el Loco, el Arcano cero.

Como cualquier estudioso del Tarot sabe, el Loco es la carta número cero, sin valor como el resto de los 21 Arcanos Mayores. Para los egipcios, esta carta representaba al Hombre: sin peso ni pecado al nacer, lleno de posibilidades pero ciego. Lo representaban con un punto, y lo colocaban en el centro del Universo.

A su alrededor, ubicaban un grupo de 21 deidades, dispuestas en tres líneas de 7 cartas que formaban un triángulo equilátero. Los Arcanos Mayores representaban al mundo espiritual, la misma dimensión representada por las Pirámides.

Alrededor del triángulo, se disponían figuras que representaban los cuatro elementos, 14 por cada uno, 56 en total: los Arcanos menores y sus símbolos. El agua (las copas), el aire (las espadas), la tierra (los oros) y el fuego (los bastos). Estas 56 figuras se colocaban formando un cuadrado, en representación del mundo sensible o material.

Esta concepción puede encontrarse en las representaciones modernas del Tarot Egipcio: el Loco aparece de pie sobre un cocodrilo (el agua), vestido con la piel de un leopardo (la tierra), a medio camino entre el agua y el fuego. Su cuerpo es un tríangulo, y el fuego y el aire que le rodean forma un cuadrado.

El Tarot, para los egipcios, era un mapa del cosmos para encontrar nuestros lugar y las vías hacia la realización personal.

tarot_egipcio
tarot_egipcio
tarot egipcio

TAROT EGIPCIO

EL TAROT

El tarot es una baraja de naipes que, además de servir para jugar, se usa a menudo como medio de "adivinación" del pasado, de la situación presente del consultante y algunas veces del futuro, por lo que constituiría un tipo de cartomancia.

Sus orígenes datan al menos del siglo XIV, no teniendo fundamento llevar sus raíces más atrás en la historia. Este artículo sólo se refiere a la baraja de naipes, no a sus usos.

Contenido

[ocultar]

[editar] Historia

[editar] Relación del tarot con los mazos ordinarios de cartas

Esta vinculación está bien documentada. Los mazos ordinarios aparecieron por primera vez en la Europa cristiana con los mamelucos de Egipto algún tiempo antes de 1367, fecha de la que data la primera evidencia documentada conocida de su existencia, un bando sobre su uso en Berna, Suiza[1] antes de lo cual se habían usado cartas durante varias décadas en el Islam incluyendo España (ver juegos de naipes para la discusión sobre sus orígenes).

Mazo de cartas de tarot Visconti-Sforza.

Las primeras fuentes de Europa describen un mazo con las 52 cartas típicas, como un mazo moderno sin comodines.[2] Los palos eran Cimitarras, Bastones, Copas y Monedas. Estos dibujos evolucionaron rápidamente hacia los palos básicos latinos Espadas, Bastos, Copas y Oros que son usados todavía en los mazos tradicionales de cartas españoles e italianos.[3]

Una mayor difusión de las cartas de juego en Europa puede, con cierta certeza, fijarse desde 1377 en adelante.

[editar] Las cartas de triunfo

Las cartas que más adelante caracterizarían al tarot parecen haberse desarrollado unos 40 años después, y son mencionadas en el texto superviviente de Martiano da Tortona.[4] Se cree que el texto de Da Tortona fue escrito entre 1418 y 1425, dado que en 1418 su pintor Michelino da Besozzo volvió a Milán, y Martiano da Tortona murió en 1425. No se puede probar que las cartas de tarot no existieran antes de esa fecha, pero parece improbable ya que el texto de Martiano da Tortona fue escrito por lo menos quince años antes que otros documentos corroborativos.

Da Tortona describió un mazo similar al de tarot en varios aspectos específicos. Lo que él muestra es más un precedente del tarot que lo que uno podría pensar como cartas de tarot "reales". Por ejemplo, su mazo tenía sólo 16 triunfos, sus figuras no eran comparables a las cartas ordinarias de tarot (hay dioses de la mitología griega) y los palos no son los españoles comunes sino cuatro clases de pájaros.

Lo que vincula al mazo de Tortona con las cartas de tarot es que esas 16 cartas estaban consideradas como triunfos en el juego de cartas; alrededor de 25 años después un casi contemporáneo, Jacopo Antonio Marcello, las llamó ludus triumphorum, o "juego ganador". La correspondencia en la cual Marcello usó ese término ha sido documentada y traducida en Internet.[4]

El siguiente documento que parece confirmar la existencia de algo similar a las cartas de tarot son dos mazos de Milán (Brera-Brambrilla and Cary-Yale-Tarocchi) — existente, pero incompleto — y tres documentos, todos del Tribunal de Ferrara, Italia. No es posible poner una fecha precisa a las cartas pero se estima que fueron hechas alrededor de 1440. Los tres documentos datan del 1* de enero de 1441 a julio de 1442, con la palabra trionfi documentada por primera vez en febrero de 1442. El documento de enero de 1441, que usa la palabra trionfi, es visto como poco fiable; sin embargo, el hecho de que el mismo pintor, Sagramoro, fue comisionado por el mismo patrón, Leonello d'Este, como en el documento de febrero de 1442, indica que es al menos plausiblemente un ejemplo del mismo tipo. Después de 1442 pasan siete años sin ningún ejemplo de material similar, lo que permite inferir que no hubo una mayor difusión en esos años.

El juego pareció ganar en importancia en el año 1450, también un año de Jubileo en Italia, lo que implicaba muchas festividades y movimiento de peregrinos. Hasta ese momento todos los documentos relevantes apuntaban a un origen de las cartas de trionfi en la clase alta de la sociedad italiana, específicamente las cortes de Milán y Ferrara, en esa época, las cortes más exclusivas en Europa.

[editar] Mazos antiguos de tarot

Las cartas de tarot más antiguas que sobreviven son las del llamado Tarot Cary-Yale (o Tarot Visconti-Modrone), que fue creado en 1442-1447 por un pintor anónimo para los Visconti-Sforza, la familia dominante de Milan.[5] Las cartas (sólo 66) están hoy día en la Yale University Library, Estados Unidos de América.

Entre los primeros mazos de tarot el más famoso fue pintado a mediados del siglo XV para celebrar la conquista del poder en Milán por Francesco Sforza y su esposa Bianca Maria Visconti, hija del duque Filippo Maria. Probablemente fue pintado por Bonifacio Bembo, pero algunas cartas fueron hechas por miniaturistas de otra escuela. 35 de las cartas están en la Pierpont Morgan Library, 26 en la Accademia Carrara, 13 en la Casa Colleoni y dos, el Diablo y la Torre, se encuentran perdidas o, posiblemente, nunca fueron hechas. Este mazo de tarot "Visconti-Sforza", que ha sido ampliamente reproducido, combina los palos de espadas, bastos, oro y copas y las figuras rey, reina, caballo y sota con triunfos que reflejan la iconografía convencional de la época en un grado significativo.[6]

[editar] Origen de estas cartas

Parece que los motivos específicos por los cuales fueron añadidos los "triunfos" a la estructura del mazo corriente de cuatro palos de 14 cartas, eran ideológicos.

La ideao sería constituir un sistema particular de enviar mensajes de diferente contenido; los primeros ejemplos conocidos exhiben ideas filosóficas, sociales, poéticas, astronómicas y heráldicas . Por ejemplo, así como un grupo de antiguos héroes de la Antigua Roma, Grecia, Babilonia, como en el caso del Tarot Sola-Busca (1491)[7] y el poema de Boiardo Tarocchi[8] (producido en una fecha desconocida entre 1461 y 1494). Por ejemplo, el mazo conocido más antiguo, existente solamente por la descripción en el breve libro de Martiano, fue producido para mostrar el sistema de los dioses griegos, un tema muy de moda en Italia en ese tiempo. Su producción bien puede haber acompañado una celebración triunfal del comisionado Filippo Maria Visconti, duque de Milán, o sea que el propósito de ese mazo fue expresar y consolidar el poder político en Milán (como era común en otras obras de arte de esa época). Los cuatro palos mostraban aves, motivos que aparecían regularmente en la heráldica de los Visconti, y el orden específico de los dioses da fundamento para asumir que el mazo estaba pensado para demostrar que los Visconti se identificaban como descendientes de Júpiter y Venus (que no eran vistos como divinidades pero endiosados como héroes terrenales). El historiador italiano Giordano Berti supone que fue el propio duque de Milan, Filippo Maria Visconti, el inventor del Tarot.

Durante mucho tiempo las cartas de tarot permanecieron como un privilegio de la clase alta y, aunque pueden rastrearse hasta el siglo XIV algunos sermones arrojaban invectivas contra el demonio inherente a las cartas, la Iglesia Católica Romana y la mayoría de los gobernantes civiles no condenaban habitualmente las cartas de tarot en los primeros tiempos de su aparición. De hecho, en algunas jurisdicciones las cartas de tarot estaban específicamente exentas de normas legales que, por el contrario, prohibían el juego de cartas.

[editar] Formato

[editar] Número de cartas

El primer mazo conocido parece haber tenido el formato ordinario de diez cartas numeradas pero con reyes como las únicas cartas de la corte y sólo 16 cartas de triunfo. El siguiente formato (mazo con cuatro palos de 14 más 22) tardó en aparecer; ya en 1457 hay referencias a mazos de trionfi con 70 cartas.[9] No hay evidencia que muestre que el formato final de 78 cartas existiera antes del poema Tarocchi de Boiardo y el Tarot de Sola Busca.

Algunos investigadores opinan que los mazos de trionfi de la primera época tenían cinco palos de sólo 14 cartas;[10] los triunfos y el comodín o joker eran considerados simplemente un quinto palo con la predefinida función de "triunfos".

[editar] Diseño

El diseño de los naipes es variado, aunque existen diseños clásicos como el del Tarot de Marsella (final del siglo XVII), que ha servido como guía en la elaboración de las figuras y su simbología. Una baraja muy popular es el Rider-Waite-Smith Tarot o Rider-Waite o simplemente Rider, ideado en 1910 por Arthur Edward Waite y realizado por su discípula Pamela Colman Smith, impresa por la Rider Company. Otra baraja común es el Tarot El Libro de Thoth, ideado entre el 1938 y el 1942 por el mago inglés Aleister Crowley y realizado por su discípula Frieda Harris; esta baraja fue publicada en 1944, en blanco y negro, junto con un libro homónimo que explica la simbología y uso; en 1977 fue reeditada con sus colores originales, en Nueva York, por US Games Systems y Samuel Weiser. Otra baraja popular por su fantasioso diseño es la diseñada por Fergus Hall para la película Vive y deja morir (1973).

[editar] Nombre de las cartas

Las 78 cartas están divididas en arcanos mayores y menores. Arcano proviene del latín arcanum, que significa misterio o secreto.

Los Arcanos menores son 56 cartas divididas en cuatro palos, las "bajas" o "falsas" numeradas del As (1) al diez, más los "honores" o "figuras" que son los personajes de la corte: Sota, Reina, Rey y Caballero. Los palos son los mismos que la baraja común, algunos mazos utilizan las espadas, copas, bastos y oros, como en la baraja española y otros el pique, corazón, trébol y diamante como en la baraja francesa.

Artículo principal: Arcanos mayores

Respecto de las cartas denominadas Arcanos Mayores, 22 en total, como juego, sólo se muestra el número en romano en cada carta, más una decoración que es la misma en cada carta. En las variedades para la interpretación esotérica, cada arcano representa una imagen de carácter arquetípico, con numerosos simbolismos. En muchos mazos de Tarot, estas cartas tienen usualmente un número en romano y un nombre. Aunque existen mazos que solo tienen la imagen, los Tarots más viejos no tienen ni número ni nombre para estos arcanos. Asimismo, el orden no se encuentra estandarizado. De cualquier modo, los nombres y numeraciones para cada carta son las siguientes:

I. El Mago (Le Bateleur)
II. La Papisa o La Sacerdotisa (La Papesse)
III. La Emperatriz (L'Impératrice)
IV. El Emperador (L'Empereur)
V. El Papa o El Sumo Sacerdote (Le Pape)
VI. El Enamorado (L'Amoureux)
VII. El Carro (Le Chariot)
VIII. La Justicia (La Justice)
IX. El Ermitaño(L'Hermite)
X. La Rueda de la Fortuna (La Roue de Fortune)
XI. La Fuerza (La Force)
XII. El Ahorcado (Le Pendu)
XIII. (Normalmente no tiene nombre, se le suele llamar El Arcano sin nombre (L'Arcane sans nom) o La Muerte (La Mort))
XIV. La Templanza (Tempérance)
XV. El Diablo (Le Diable)
XVI. La Torre o la Casa de Dios (La Maison Dieu)
XVII. La Estrella (L'Étoile)
XVIII. La Luna (La Lune)
XIX. El Sol (Le Soleil)
XX. El Juicio (Le Jugement)
XXI. El Mundo (Le Monde)
Sin número. El Loco (Le Mat)

La variación más común es el orden del VIII y el XI: el Tarot de Rider-Waite-Smith cambió el orden original y usa el VIII para La Fuerza y el XI para La Justicia, mientras que el Tarot de Marsella usa el VIII para La Justicia y el XI para la Fuerza.

[editar] Vinculación con la adivinación

Artículo principal: Tarot (adivinación)

Se ignora cuándo se comenzó a usar el tarot para adivinación pero no hay ejemplos documentados antes del siglo XVIII, si bien hay evidencia del uso adivinatorio de cartas similares en 1540. La técnica "adivinatoria" se basa en la selección aleatoria de cartas de una baraja especialmente dedicada a este arte. Una vez realizada la selección y tendidas las cartas, un supuesto experto interpreta el sentido de las cartas en relación con el futuro del consultante utilizando como base argumental tanto la carta en sí misma como su posición en relación a las otras al ser expuesta.

[editar] Notas

  1. Place, Robert M. (2005) The Tarot: History, Symbolism and Divination, Tarcher/Penguin, New York, ISBN 1-58542-349-1
  2. Early Playing Cards Research
  3. Donald Laycock en Skeptical – a Handbook of Pseudoscience and the Paranormal,pág. 67, ed. Donald Laycock, David Vernon, Colin Groves, Simon Brown, Imagecraft, Canberra, 1989, ISBN 0-7316-5794-2
  4. a b Oldest Tarot Cards
  5. Place, Robert M. (2005) The Tarot: History,Symbolism,and Divination,, Tarcher/Penguin, New York, ISBN 1-58542-349-1
  6. Berti, Giordano (2002). Visconti Tarot. Lo Scarabeo, Torino. 
  7. Museum for old Playing Cards
  8. Matteo Maria Boiardo: Tarocchi poem
  9. Trionfi Cards - Early Documents
  10. Spotlights on the 5x14-Theory

[editar] Referencias

  • Dummett, Michael (1980). The Game of Tarot. From Ferrara to Salt Lake City (Duckworth. Gerald Duckworth and Company Ltd. Londres. 
  • Dummett, Michael y McLeod, John (2004). A History of Games Played with the Tarot Pack. Edwin Mellen Press. 
  • Rodés, Daniel y Sánchez, Encarna (2006). María Magdalena y la herencia de los cataros. Palmyra Libros. 
  • Berti, Giordano (2006). Storia dei Tarocchi. Verità e leggende sulle carte più misteriose del mondo. Mondadori. Milán. 
  • Meldi, Diego (2001). Tarot, La Historia, el Simbolismo y el Juego (Saber Mas). El Ateneo. 
  • Meldi, Diego (2003). Tarot -kit. Editorial Diana. 

[editar] Véase también

[editar] Enlaces externos

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres