Blogia
petalofucsia

ECONOMÍA. HISTORIA DE LA MONEDA. ECONOMÍA FEUDAL: EL MARAVEDÍ. El Maravedí fue una antigua moneda española utilizada entre los siglos XI y XIV, que también fue utilizada como unidad de cuenta hasta el siglo XIX.

Maravedí

De Wikipedia, la enciclopedia libre

CAROLUS IIII D G HISP REX AÑO (Carlos IIII por la gracia de Dios rey de las Españas) alrededor del busto del rey a derechas entre ceca y valor 1.
Reverso: Cruz de don Pelayo cantonada de castillos y leones con escusón de los Borbones en el centro, todo rodeado por una corona de laurel.

El Maravedí fue una antigua moneda española utilizada entre los siglos XI y XIV, que también fue utilizada como unidad de cuenta hasta el siglo XIX.

Contenido

[ocultar]

[editar] Historia

La acuñación de moneda en Castilla comenzó durante el reinado de Alfonso VI, después de la conquista de Toledo (1085), siendo su primer numerario el dinero y el óbolo de vellón, a semejanza de otros reinos españoles. Alfonso VIII de Castilla comenzó a labrar el oro hacia el año 1172, y poco después lo hizo Fernando II de León en piezas llamadas maravedís o morabetís, con un peso aproximado de 3,8 gramos cada una.

El nombre maravedí significa "moneda almorávide", siendo por entonces las de Castilla arábigas y bilingües, es decir, tenían forma arábiga con fondo y significación cristiana en las leyendas árabes. Llevaban una pequeña cruz y el nombre del rey Alfonso en latín, y estaban fechadas por los años de la Era Hispánica, de 1214 a 1255. Se usaron para facilitar el comercio con los musulmanes en los dominios de Castilla.

Después de Alfonso X los maravedís fueron reemplazados por la dobla, de a cincuenta un marco, subdividiéndose poco después en otras piezas del mismo género, hasta el valor de cincuenta doblas, durante el reinado de Enrique IV. Estas monedas, algo disminuidas, recibieron luego el nombre de enriques en tiempo de Enrique IV y de excelentes bajo los Reyes Católicos. Para unos y otros se admitieron sus múltiplos y sus mitades.

Alfonso X el Sabio acuñó monedas castellanas de plata fina, el grueso maravedí de plata o burgalés equivalente a la sexta parte del abolido maravedí de oro. El burgalés se transformó luego en el maravedí novén, que era su cuarta parte, y durante los reinados de Alfonso XI y Pedro I se acuñó el real de plata, que valía una doceava parte de la dobla de oro y el triple del maravedí novén (sólo el doble de éste en tiempo de Alfonso XI), subdividiéndose luego en medios y cuartos de real.

[editar] Uso como moneda de cuenta

En las décadas centrales del siglo XIV se abandonó el uso del maravedí como moneda con existencia física. Sin embargo, se continuó usando el maravedí como moneda de cuenta, para hacer las conversiones entre las diversas monedas en uso. Algunas de estas tenían valores superiores al maravedí, mientras que otras, como la blanca, serían equivalentes a fracciones de maravedí. Así se habla de tendencia a la devaluación del maravedí durante el periodo 1429-1451, seguido de un periodo de estabilidad que llegaría hasta 1460, y devaluándose de nuevo hasta llegar hacia 1480.[1]

Tras la Primera Guerra Civil Castellana, a finales del siglo XIV, se hicieron fuertes devaluaciones para poder pagar la guerra. Al estar el maravedí relacionado con el valor de las monedas devaluadas, se creó un nuevo maravedí, cuyo valor era la mitad del viejo maravedí.[2]

[editar] Uso como moneda de la Edad Moderna

Moneda de cobre de curso legal en España que con sucesivas acuñaciones, estuvo vigente desde los reyes católicos hasta la primera reforma en el sistema monetario de Isabel II (1474-1854).

En 1854, bajo el reinado de Isabel II, el maravedí empezó a sustituirse por el "céntimo de real"; las emisiones de céntimos de real se mantuvieron hasta 1864, a partir de esa fecha, las monedas de cobre que se empezaron a acuñar, pasaron a llamarse "céntimo de escudo" (también denominado "décima" por ser equivalente a la décima de real).

Las monedas españolas contemporáneas al maravedí de cobre, fueron el "Real" de plata y el "Escudo" de oro. Un cambio común desde 1497; dado que es variable a lo largo de toda la época moderna, es el siguiente: Cada 34 maravedís era un Real y a su vez 16 reales de plata eran 1 Escudo de oro; por lo que 544 maravedís eran un Escudo.

El escudo, desde 1535 cotizó a 350 maravedís. Su valoración cambia a lo largo de la época moderna, oscilando entre los 400 maravedís de 1566 y los 440 de 1609. El Real, tampoco estuvo exento de cambios en su paridad; cotizó en 1642 a 45 maravedís y a 64 maravedís desde 1686.

En el reinado de los reyes católicos, las monedas de oro tuvieron otros nombres como ducados, excelentes o dobles excelentes y existieron otras monedas de cobre además del maravedí, “Dinero”, “Blanca”…

Los valores más usuales fueron monedas “de a uno”, “de a dos”, “de de a cuatro”, “de a ocho” y de dieciséis maravedís. Fueron acuñadas en distintas cecas durante los reinados de Isabel y Fernando, Juana y Carlos, Carlos I, Felipe II, Felipe III, Felipe IV, Carlos II, Felipe V, Luis I (dada la brevedad de su reinado no llegó a acuñar maravedís, aunque si Treseta, Dobler, Real y Escudo), Fernando VI, Carlos III, Carlos IV, José Napoleón, Fernando VII e Isabel II.

[editar] Referencias

[editar] Notas

  1. Guinot, p. 218-220
  2. MacKay, p. 52

[editar] Bibliografía

  • Guinot Rodríguez, Enric. La Baja Edad Media en los siglos XIV y XV. Economia y Sociedad., Madrid: Síntesis. 84-9756-116-3.
  • MacKay, Angus (1981). Money, prices and politics in Fitfteenth Century Castile., London: Royal Historical Society. 0 901050 82 2.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres