Blogia
petalofucsia

HISTORIA6: JOYAS BEREBERES. Los bereberes, o imazighen en lengua bereber (sing. amazigh pl. imazighen), son las personas pertenecientes a un conjunto de etnias autóctonas del Magreb, al oeste del valle del Nilo. Se distribuyen del oasis de Siwa, en Egipto, al Océano Atlántico y del mar Mediterráneo al río Níger. Hasta la conquista de las Islas Canarias, en el siglo XV, el ámbito de los pueblos bereberes abarcaba también las islas Canarias, ya que sus aborígenes, los guanches, eran imazighen. El conjunto de las lenguas bereberes, denominado en el siglo XXI tamazight,[2] es una rama de las lenguas afroasiáticas. Se estima que en el norte de África existen entre 25 y 30 millones de bereberófonos, concentrándose especialmente en Argelia y en Marruecos, y entre 2 y 3 millones en Europa. Las lenguas bereberes son un conjunto de idiomas camíticos (familia afroasiática) hablados por los bereberes en el norte de África. Tienen unos veinticinco millones de hablantes,[1] de los cuales cuatro millones residen en Cabilia (Argelia).[cita requerida] Posee un alfabeto exclusivo, el tifinagh, utilizado tradicionalmente por los tuareg y revivido en época reciente por instituciones y movimientos culturales berberistas, como el CMA. Se usa también el alfabeto latino en Argelia (con algunas letras griegas como γ) y el alfabeto árabe en otros lugares, como Marruecos, hasta la adopción oficial del tifinagh para la enseñanza. También formaban parte de las lenguas bereberes las diferentes variedades guanches en las Islas Canarias con anterioridad a su conquista.

JOYERÍA BEREBER

 

 

Bereberes

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Bereberes (imazighen)
Berber tunisie 1910.jpg
Población total25 millones[1] (más 44 arabizados[cita requerida])
Idiomalenguas bereberes o tamazight
Religiónmusulmana, cristiana, judia
Etnias relacionadasNúmidas, Cabilios, Chleuhs, Rifeños, Tuareg, Chaouis, Mozabíes,Guanches
Asentamientos importantes
1.Bandera de Marruecos Marruecos, Bandera de Argelia Argelia, Bandera de Túnez Túnez, Flag of Mauritania.svg Mauritania,Bandera de Francia Francia , Bandera de Malí Malí, Bandera de Nigeria Nigeria, Flag of Libya.svg Libia Bandera de Egipto Egipto

Los bereberes, o imazighen en lengua bereber (sing. amazigh pl. imazighen), son las personas pertenecientes a un conjunto de etnias autóctonas del Magreb, al oeste del valle del Nilo. Se distribuyen del oasis de Siwa, en Egipto, al Océano Atlántico y del mar Mediterráneo al río Níger. Hasta la conquista de las Islas Canarias, en el siglo XV, el ámbito de los pueblos bereberes abarcaba también las islas Canarias, ya que sus aborígenes, los guanches, eran imazighen. El conjunto de las lenguas bereberes, denominado en el siglo XXI tamazight,[2] es una rama de las lenguas afroasiáticas. Se estima que en el norte de África existen entre 25 y 30 millones de bereberófonos, concentrándose especialmente en Argelia y en Marruecos, y entre 2 y 3 millones en Europa.

Contenido

[ocultar]

Etimologia [editar]

Muchos bereberes se llaman a sí mismos imazighen (su singular es amazigh), que significa "hombres libres".[3] [4] Esta denominación es común en Marruecos y en Argelia, y desde mediados del siglo XX se tiende a emplear el término "amazigh", la apelación original, en vez de "bereber", un término importado, para reagrupar a todas las etnias bereberes (Kabyle, Chleuh, Tuareg, etcétera).[5] En la Antigüedad, los griegos conocían a los bereberes como libios,[6] los romanos los conocían como numidios o mauritanos y los europeos medievales los incluyeron en los moros, nombre que atribuían a todos los musulmanes de África del Norte.

Historia [editar]

Edad Antigua [editar]

Véase: Reino de Numidia y Reino de Mauritania.

Se desconoce cual es su origen aunque los yacimientos arqueológicos hallados en el Sáhara como las pinturas rupestres de Tassili n'Ajjer datan de la presencia de este pueblos de por lo menos 10.000 años a. C.

Al carecer de un lenguaje escrito, su historia sólo se basa en los relatos de los griegos, romanos, fenicios así como del Antiguo Egipto. Se sabe que la XXII dinastía era un clan libio que conquistó Egipto alrededor de año 935 a. C. Sheshonq I es el fundador de dicha dinastía, y de hecho el calendario amazigh comienza su historia desde ese hecho; así el año 2960 corresponde al 2010 año cristiano.

Durante la época prerromana se establecieron varios estados independientes antes de que el rey Masisnsa fundara Numidia y unificara la región.

Cabe destacar la influencia ejercida por las civilizaciones más avanzadas en los pueblos amazigh. Así en la mitología amazigh hay por ejemplo similitud entre las deidades fenicias como Baal o Astarté, y las deidades egipcias Amón, Isis, etcétera.

Mapa de Numidia h. 220 a. C., que muestra los reinos de Sifax y Gaia (padre de Masinissa).
Tumba de Masinisa en El-Khroub, Argelia, 148 a. C.

Gracias al avance de los fenicios y griegos en la navegación y su necesidad de establecer enclaves para en comercio, los primeros fundaron uno de lo que sería el mayor imperio del Mediterraneo, Cartago, y los segundos ciudades que aún persisten, Lixus (Larache), Tingis (Tanger), Sala (Sale), Utica, Thapsos, Leptis en Tunicia.

Durante la primera parte de la Segunda Guerra Púnica, al este, los masilios bajo su rey Gaia se aliaron con Cartago, mientras que el oeste de Masaesyli bajo el rey Sifax se alió con Roma. Sin embargo en el año 206 a. C., el nuevo rey de la región oriental de masilios, Masinisa , se alió con Roma, y de la Masaesyli de Sifax cambió su lealtad hacia el lado cartaginés. Al final de la guerra, los romanos victoriosos cedieron toda la región a Masinisa de los masilios. En el momento de su muerte en 148 a. C., el territorio se extendía desde Masinisa, Mauritania, hasta la frontera con el territorio cartaginés, y también al sureste, hasta la Cirenaica, de modo que Numidia rodeaba en su totalidad Cartago (Apiano, Punica, 106), excepto hacia el mar.

Época romana [editar]

Véase: Mauritania Tingitana, Mauritania Cesariense

Edad Media [editar]

A diferencia de las conquistas de las religiones y las culturas anteriores, la llegada del Islam, que fue difundida por los árabes, iba a tener a largo plazo efectos duraderos sobre el omnipresente Magreb.

La nueva fe, en sus diversas formas, penetraría en casi todos los segmentos de la sociedad, trayendo consigo los ejércitos, sabios, místicos y fervientes, y en gran parte sustituiría las prácticas tribales por lealtades a las nuevas normas sociales y expresiones políticas.

No obstante, la islamización y la arabización de la región eran complicadas y siguio un largo proceso. Los árabes tardaron casi 30 años en conquistar la región y pasaron otros 300 años arabizando el Magreb.

Las primeras expediciones militares árabes en el Magreb, entre 642 y 669 d. C., dieron lugar a la propagación del Islam. Estas primeras incursiones desde una base en Egipto se produjeron bajo la iniciativa local. Pero, cuando la sede del califato se trasladó de Medina a Damasco, los Omeyas reconocieron la necesidad estratégica de dominar el Mediterráneo con especial esfuerzo en los países de África del norte. En 670, un ejército árabe liderado por ibn Nafi Uqba se estableció en la ciudad de Qayrawan, a unos 160 kilómetros al sur de la actual Túnez, y la usó como base para otras operaciones.

Abu al dinar Muhajir, sucesor de Uqba, siguio hacia el oeste de Argelia y, finalmente, elaboró un modus vivendi con Kusaila, la gobernante de una amplia confederación de bereberes cristianos. Kusaila, que tenia su base en Tilimsan (Tlemcen), se convirtió al islam y trasladó su sede a Takirwan, cerca de Al Qayrawan.

Pero esta armonía no duró mucho. Las fuerzas árabes y bereberes pugnaron por dominar la región hasta 667. En 711, las fuerzas omeyas ayudadas por bereberes conversos al Islam habían conquistado todo el norte de África, pero la propagación del Islam entre los bereberes no significó su apoyo al califato dominado por los árabes debido a la actitud discriminatoria de los árabes. Los gobernadores designados por los califas omeyas gobernaron desde Kairouan, capital de la wilaya (provincia) de Ifriqiya, que cubría Tripolitania (la parte occidental de la actual Libia), Tunicia, y el este de Argelia.

Las tensiones entre los árabes y los berebers se fueron agravando, debido en parte a que los primeros tratabas a los segundos como musulmanes de segunda clase, y también por el hecho de que el poder estaba en manos de una minoria que, en el peor de los casos, llegaban a esclavizarlos. Las tensiones fueron en aumento hasta que estalló una revuelta, en los años 739-740, bajo el liderato de los jariyitas. Éstos habían estado luchando contra los Omeyas en Oriente y muchos se sintieron atraidos por su ideologia igualitaria.

La Gran Mezquita de Kairuán, renombrada universidad de los aglabíes, fotografiada a principios del siglo XX.

Después de la revuelta, los jariyitas establecieron una serie de reinos tribales teocráticos, la mayoría de los cuales tenían historias cortas y problemas. Pero otros, como Siyilmasa y Tilimsan, que eran atravesados por las principales rutas comerciales, tuvieron una historia más próspera y larga.

En 750, los abasíes, que sucedieron a los omeyas como califas musulmanes, trasladaron la capital a Bagdad y restablecieron la autoridad califal en Ifriqiya, nombrando a Ibrahim I ibn Aglab como gobernador en Kairuán. Aunque formalmente prestaban sus servicios al califa con gusto, Al Aglab y sus sucesores, los aglabíes, gobernaron de forma independiente hasta 909, y presidían un tribunal que se convirtió en un centro para el aprendizaje y la cultura.

Varias dinastías bereberes dominaron durante la Edad Media en el Magreb, Sudán, Italia, Malí, Níger, Senegal, Egipto o España.

El Libro de la evidencia, de Ibn Jaldún, contiene una tabla que resume las dinastías del Magreb:

Según los historiadores, en la Edad Media los bereberes estaban divididos en dos ramas (Botr y Barnes), que descendían de Mazigh.[cita requerida] Cada región del Magreb estaba compuesta de varias tribus, como los Sanhaja, Houaras, Zenata, Masmuda, Kutama, Awarba o Barghawata. Todas estas tribus tenían autonomía territorial y política.

Al-Ándalus [editar]

Los musulmanes que entraron en Iberia en el año 711 fueron principalmente bereberes, y fueron conducidos por un bereber, Táriq ibn Ziyad, aunque bajo la soberanía del califa Abd al-Malik y su virrey del norte de África, Musa ibn Nusair.

Los bereberes ayudaron supuestamente a Abderramán I en Al-Ándalus tras la masacre de su familia, porque su madre era bereber.

Durante la época de las taifas, algunas dinastías eran bereberes (como por ejemplo, los ziríes, reyes de Granada). El periodo de taifas terminó cuando una dinastía de los almorávides se hizo cargo de Al-Ándalus, hasta que fueron sucedidos por los almohades, otra dinastía de Marruecos. Durante esa época, Al-Ándalus alcanzó su mayor esplendor cultural.

En la jerarquía de poder, los bereberes se encontraban entre la aristocracia árabe y los muladíes. la rivalidad étnica fue uno de los factores más importantes que impulsaron la política andalusí. Los bereberes componían hasta un 20% de la población del territorio ocupado. Después de la caída del califato, los gobernantes de los reinos de taifas de Toledo, Badajoz, Málaga y Granada eran bereberes.

Edad contemporánea [editar]

La mayoría de la población de Marruecos y Argelia es de origen bereber, aunque se mezclaron con otros pueblos (árabe, subsaharianos, ibéricos...). Por eso entre 35 y 40% de la población marroquí y entre 20 y 25% de los argelinos[7] pueden hoy día identificarse como bereber por hablar un idioma bereber. Sin embargo, la cultura actual de algunos grupos étnicos bereberes se ha fundido con la de sus vecinos magrebíes de habla árabe, y a menudo sólo el lenguaje les diferencia.

Por lo tanto, las estimaciones más altas de la población de origen bereber podrían incluir a los grupos étnicos que no hablan una lengua bereber[cita requerida]. También hay pequeñas poblaciones bereberes en Libia, Tunicia y Mauritania, aunque no se dispone de estadísticas exactas, y muy pequeños grupos en Mali, Burkina Faso, Egipto y Niger. Mayor número de personas constituyen los grupos bereberes de Argelia, los cabilios, que suman cerca de 4 millones y que han mantenido, en gran medida, su lengua original y su cultura, y los chleuh del sur de Marruecos, que cuentan alrededor de 8 millones de personas. Hay alrededor de 2,2 millones de inmigrantes bereberes en Europa, especialmente los rifeños y los cabilios, en Francia, Países Bajos, Bélgica y España. Una parte de los habitantes de las Islas Canarias se consideran descendientes de los aborígenes guanches.

Aunque estereotipados en Europa como nómadas, la mayoría de los bereberes fueron, de hecho, agricultores que vivían en las montañas relativamente cerca de la costa mediterránea o atlántica, y habitantes de los oasis. Pero los tuareg y zenaga en el Sáhara, eran nómadas. Algunos grupos, como los Chaouis, practicaban la trashumancia.

En enero de 2010, los bereberes de Marruecos obtuvieron su propio canal de televisión.

Fuertes tensiones políticas surgieron entre algunos grupos bereberes (especialmente en Cabilia) y los gobiernos de los países magrebíes durante los últimos decenios, en parte por cuestiones lingüísticas y culturales. En Marruecos, por ejemplo, hasta hace muy poco estaban prohibidos los nombres bereberes.

Pueblos bereberes actuales [editar]

Antiguas casas bereberes, oasis de Siwa, Egipto
Pueblo bereber, valle del Ourika, Alto Atlas marroquí
Pueblo bereber, Cabilia, Argelia

Cultura [editar]

Idioma [editar]

Artículo principal: Lenguas bereberes
Distribución de las lenguas bereberes

Las lenguas bereberes, o tamazight, son un conjunto de idiomas camíticos de la familia de las lenguas afroasiáticas. Tienen unos veinte millones de hablantes,[8] de los cuales cerca de ocho millones viven en Marruecos,[9] y más de cuatro millones residen en Argelia,[10] aunque como no consta en los censos de estos países, todas estas cifras son aproximativas y hay que revisarlas a la alza.

El tamazight posee alfabeto propio, el tifinagh, utilizado tradicionalmente por los tuareg y revivido en época reciente por lingüistas, instituciones y movimientos culturales berberistas, como el CMA. Se usa también el alfabeto latino en Argelia (con algunas letras griegas como γ) y el alfabeto árabe en otros lugares, como Marruecos, hasta la adopción oficial del tifinagh para la enseñanza.

Religión [editar]

Por su implantación geográfica, los imazighen conocieron todos los grandes movimientos religiosos que recorrieron la cuenca mediterránea desde la Antigüedad. Desde 180 d. C., participaron de la extensión del cristianismo al que dieron tres papas, siendo el más conocido Gelasio I. Cuando la dominación árabe se asienta definitivamente en África del Norte a finales del siglo VII, los imazighen se convierten al Islam, su religión mayoritaria hasta el siglo XXI. En el siglo XIX, la colonización francesa volvió a introducir parcialmente el cristianismo entre las comunidades imazighen argelinas, principalmente a través de las misiones de los Pères Blancs (Padres Blancos), por lo que todavía existe una minoría católica. A partir de 1980, después de los graves acontecimientos de represión contra los movimientos imazighen, ocurridos en Cabilia y conocidos como la "primavera bereber", se ha observado un movimiento de conversión al protestantismo evangélico. [11]

Gastronomía [editar]

Artículo principal: Gastronomía bereber
Tayín de verduras

Se trata de una cocina ancestral que se enmarca dentro de las tradiciones y de los ingredientes comunes a la cocina magrebí (como el uso del cuscús, cuyo origen sería bereber)[12] y a la cocina mediterránea en general. No obstante tiene particularidades dentro de las cocinas del norte de África, que permiten reconocer muchos platos como típicamente bereberes. Una de las cocinas bereberes más reputadas es la del pueblo Zayán, en la región de Khenifra (Atlas Medio marroquí), donde abundan los cultivos de cereales. Algunos de sus platos son:

También es un alimento bereber el gofio canario.

Algunos personajes históricos bereberes [editar]


Véase también [editar]

Sobre los pueblos bereberes:

Sobre su historia:

Notas y Referencias [editar]

  1. Omar Ouakrim (1995), p. 16
  2. Ver en la página del Instituto Vasco de Investigaciones, Ikuska [1]
  3. Brett, M.; Fentress, E.W.B. (1996). The Berbers. Blackwell Publishing.
  4. Maddy-weitzman, B. (2006). «Ethno-politics and globalisation in North Africa: The berber culture movement*». The Journal of North African Studies 11 (1):  pp. 71–84. doi:10.1080/13629380500409917. http://taylorandfrancis.metapress.com/index/J28P5N4836V252T6.pdf. 
  5. Mohand Akli Haddadou, Le guide de la culture berbère, Paris Méditerranée, 2000, p.13-14
  6. Brian M. Fagan, Roland Oliver, Africa in the Iron Age: C. 500 B.C. to A.D. 1400, p. 47
  7. Informe de Salem Chaker, Inalco, París, 1997 [2]
  8. Omar Ouakrim (1995): Fonética y Fonología del Bereber, ed. UAB, Barcelona, ISBN 84-490-0280-X.
  9. Según cifras de 1998 en Ethnologue.com [3] (consultado el 24.01.2010)
  10. Según datos recogidos entre 1987 y 1995, en Ethnologue.com [4] (consultado el 24.01.2010)
  11. Ver artículos publicados en el periódico El Watan, los 26 y 27 de julio de 2004 [5]
  12. Según estudios realizados en el INALCO, Francia [6]

Bibliografía [editar]

Enlaces externos [editar]

Lenguas bereberes

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Lenguas bereberes
Distribución geográfica:Norte de África
Países:Flag of Morocco.svg Marruecos
Bandera de Argelia Argelia
Flag of Libya.svg Libia
Bandera de Túnez Túnez
Flag of Mauritania.svg Mauritania
Bandera de Egipto Egipto
Flag of Niger.svg Níger
Hablantes:~25 millones
Puesto:Ránking (Ethnologue 1996)
Filiación genética:Afroasiático

  Afrosiático septentrional
    Bereber

Subdivisiones:Bereber oriental
Berber septentrional
Oficiales en{{{oficial}}}
ISO 639-1{{{iso1}}}
ISO 639-2{{{iso2}}}
ISO 639-3{{{sil}}}
Mapa de las lenguas bereberes en el norte de África
Extensión
Véase también:
Idioma - Familias - Clasificación de lenguas

Las lenguas bereberes son un conjunto de idiomas camíticos (familia afroasiática) hablados por los bereberes en el norte de África. Tienen unos veinticinco millones de hablantes,[1] de los cuales cuatro millones residen en Cabilia (Argelia).[cita requerida] Posee un alfabeto exclusivo, el tifinagh, utilizado tradicionalmente por los tuareg y revivido en época reciente por instituciones y movimientos culturales berberistas, como el CMA. Se usa también el alfabeto latino en Argelia (con algunas letras griegas como γ) y el alfabeto árabe en otros lugares, como Marruecos, hasta la adopción oficial del tifinagh para la enseñanza. También formaban parte de las lenguas bereberes las diferentes variedades guanches en las Islas Canarias con anterioridad a su conquista.

Contenido

[ocultar]

Situación por país [editar]

Antes de la expansión islámica en el siglo VIII, las diversas variantes de bereber eran la lengua principal del norte de África, desde las islas Canarias hasta el valle del Nilo (en este último la lengua principal era el copto, aunque al este del Valle se habría hablado la variante tasiwit del bereber). La posterior arabización que siguió a la expansión del islam, produjo una situación de substitución lingüística en favor del árabe. Sin embargo, en muchas áreas particularmente en Marruecos y Argelia quedan todavía en la actualidad importantísimas minorías de habla bereber.

Hablantes de Marruecos [editar]

Se estima que alrededor del 60% [cita requerida]de la población de Marruecos podría ser hablantes de alguna variante de bereber:

  1. Rifeño (tarifit) en la región del Rif en la parte norte del país y también en la ciudad española de Melilla.
  2. Tamazight
  3. Tashelhit

Hablantes de Túnez y Libia [editar]

En los países de Túnez y Libia donde los bereberes habían sido mayoritariamente romanizados, las lenguas bereberes prácticamente han desaparecido. Aun así, existen minorías de habla bereber como en la isla de Djerba.[2]

Hablantes del norte de Argelia [editar]

Se estima que alrededor de un 45% de la población de Argelia es hablante de bereber. En este país las tres principales variedades son:

  1. La variante taqabaylit en el noroeste, en la región de Cabilia.
  2. La variante tashawit en un territorio situado al sureste de Cabilia.
  3. La variante tamzabit, en Mzab situado en la parte central del norte del país.

Hablantes del Sáhara Argelino [editar]

Targui (singular, Tuareg) [editar]

Hablantes de Mauritania [editar]

Hablantes de Egipto [editar]

En Egipto existe una pequeña comunidad de hablantes, formada por los 10.000 habitantes del oasis de Siwa y aldeas cercanas, situado en el Desierto de Libia, cerca de la frontera con Libia. Siwa constituye el enclave berberófono más oriental, y en la conservación de su lengua (llamada tasiwitsīwī en árabe—) probablemente influya el largo aislamiento del pueblo, situado a más de 300 km de la población más cercana y durante años cerrado a los visitantes debido al control militar de la zona a causa de su carácter fronterizo. El tasiwit no tiene ningún reconocimiento oficial, y tampoco parecen existir movimientos reivindicativos al respecto. La iglesia copta en la liturgia utiliza el copto, variante derivada del antiguo egipcio.

Los Guanches de Canarias [editar]

En el tiempo de la conquista europea de las islas Canarias, en el siglo XV, las islas estaban ocupadas por grupos étnicos de origen bereber, organizados en menceyatos, guanartematos o cantones. La lengua de cada isla era muy similar, y se utilizaban nativos de unas islas como interpretes en la conquista de las siguientes, hay abundante documentación sobre estos hechos. Los habitantes de algunas islas vivían relativamente aislados unos de otros, sin contacto cotidiano. Por esa razón la lengua guanche debe ser considerada un complejo dialectal formado por diversas variantes parcialmente inteligibles entre sí.

Si bien ésta es la denominación más popular, el término guanche no es el más apropiado para hacer referencia a las lenguas habladas por los antiguos pobladores de las islas, como tampoco es correcto para designar a estos pobladores, debido a que, en principio, corresponde únicamente a la isla de Tenerife. El proceso de aculturación que tuvo lugar tras la conquista (siglo XV) llevó a la desaparición de las hablas bereberes del archipiélago en el siglo XVIII quedando algunas palabras relacionadas con la actividad ganadera, la flora, etnónimos y numerosos topónimos. Hay muy pocos testimonios escritos de estas lenguas recogidos durante el siglo XVI, pero no existe ninguna compilación sistemática o gramática de ellas. Los términos que actualmente se conservan de dicha habla antigua, así como los recogidos por los cronistas permiten la identificación de dichas lenguas con el bereber. Muchos de los topónimos canarios son reconocibles e interpretables en bereber, por ejemplo la marca de femenino típica en t- ... (-t) aparece en numerosos topónimos.

Características comunes [editar]

Fonología [editar]

Las lenguas bereberes se caracterizan por tener una estructura fonológica que no requiere núcleo silábico. En cuanto al inventario consonántico depende de la variedad y no existe consenso completo entre diferentes autores. O. Ouakrim propone a base de mediciones empíricas de las cualidades fonéticas de diversos sonidos el siguiente inventario:[3]

LabialDentalAlveolarPst. AlvPalatalVelarUvularFaringalGlotal
oclusivas- / bt / dk / gq / -
coarticuladastˁ / dˁ
.

sˁ / zˁ

- / ʒˁ
kʷ / gʷ
xʷ / -
qʷ / -
- / ʁʷ
fricativas- / fs / zʃ / ʒx / -- / ʁħ / ʕ- / ɦ
nasalesmn
sonorantesl, ɾjw

En las consonantes coarticuladas el signo /ʷ/ denota consonantes labializadas, mientras que el signo /ˁ/ denota a las consonantes laringalizadas. Además de los contrastes anteriores una consonante puede tener una articulación "tensa" y una "laxa" (tradicionalmente las tensas se escriben como consonantes dobles o "geminadas").

Morfología [editar]

Las raíces en bereber, como en otras lenguas afroasiáticas, están formadas por un "esqueleto" consonántico fijo, en el que se infijan las vocales gracias a lo cual pueden obtenerse formas flexivas diferentes, tanto en el nombre como en el verbo. Este procedimiento morfológico de la infijación, raro en otras familias de lenguas, se suplementa abundantemente con la sufijación y la prefijación. La mayoría de raíces tienen 2 ó 3 consonantes, aunque también existen raíces de 1 y 4 consonantes. Morfológicamente también es común el debilitamiento de consonantes o su reforzamiento como procedimiento morfológico, y se recurre con frecuencia a la infijación como procedimiento morfológico. Esta última característica es bastante típica de las lenguas afroasiáticas.

En el nombre se distinguen géneros gramaticales con dos valores posibles: masculino y femenino. Los nombres masculinos frecuentemente empiezan por vocal, mientras que el género femenino se marca mediante el sufijo -t o el prefijo t- y ociasionalmente el circunfijo t-...-t, derivado del proto-afroasiático *t. Los verbos a diferencia de las lenguas indoeuropeas tienen marcas que indican también el género del sujeto.[4]

Inflexión nominal [editar]

Las lenguas bereberes poseen género gramatical marcado tanto por afijos como por alteración de las vocales, y número gramatical marcado por procedimientos similares. La siguiente tabla muestra las formas típicas de la inflexión de género y número:

GLOSAmasculino
singular
femenino
singular
masculino
plural
femenino
plural
'amarillo'awaraɣiwaraɣentawaraɣttiwaraɣin
'grande'ameqqranimeqqranentameqqranttimeqqranin
'pequeño'amezˁyanimezˁyanentamezˁyanttimezˁyanin
'largoazegralizegralentazegralttizegralin
'frío'asˁemmadˁisˁemmadˁentasˁemmadˁttisˁemmadˁin

En esta tabla se aprecia otra de las características típicas de las lenguas afroasiáticas las marcas t- / -t como marcas de femenino

Pronombres [editar]

Inflexión verbal [editar]

-k como marca de segunda persona, oposición en el paradigma verbal de conjugación prefijada frente a otra sufijada o plurales internos mediante patrones vocálicos.

Sintaxis [editar]

Las lenguas bereber tienen un orden de constituyentes VSO, aunque también puede encontrarse SVO. La lengua usa predominantemente el marcaje del complemento o del adjunto con preferencia al marcaje de núcleo. La lengua posee preposiciones. Un hecho interesante es que existe una forma morfológica especial de una partícula o "estado de anexión" para indicar que la palabra está regida por otra palabra. Esto se hace evidente por ejemplo cuando el sujeto sigue al verbo:

(1a) War teqqar twessart ca i ḥad No decir anciana algo a alguien 'La anciana no dice nada a nadie' (1b) Tawessart War teqqar ca i ḥad anciana No decir algo a alguien 'La anciana no dice nada a nadie'

En las dos oraciones anteriores del tarifit se aprecia que la palabra para 'anciana' toma una forma diferente según se encuentre o no en estado de anexión, estando regulado el tipo de forma por la posición relativa al verbo.

Clasificación [editar]

Las lenguas bereberes son una rama de la familia afroasiática. Tradicionalmente se calificó como una "lengua camítica" aunque actualmente se ha abandonado dicha clasificación al comprobarse que las lenguas camíticas no constituyen una división filogenética válida dentro de las lenguas camítico-semíticas. De hecho la propia noción original de familia camítico-semítica ha sido reclasificada como familia afroasiáticas, introduciendo cambios importantes en los grupos que se consideran parte de la misma.

Clasificación interna [editar]

Orientales Awjila-Sokna Awjilah (Libia) Sawknah (Libia) Siwa Siwi (Egipto) Guanche (Canarias) Septentrionales Atlas Judeo-Bereber (Israel) Tachelhit (Marruecos) Tamazight del Marruecos Central (Marruecos) Chenoua (Argelia) Cabileño Cabileño (Argelia) Zanata Zanata oriental Ghomara Mzab-Wargla Rifeño (o Tarifit) Shawiya Tidikelt Tuareg Tuareg septentrional Tamahaq, Tahaggart (Argelia) Tuareg meridional Tuareg (Malí) Tamajeq, (Tayart) (Níger) Tamajaq, Tawallammat (Níger) Zenaga Zenaga (Mauritania)

El bereber y las lenguas afroasiáticas [editar]

Las lenguas bereberes forman parte de la macrofamilia afroasiática. Esta macrofamilia se divide habitualmente en las siguientes grupos:

  1. Las lenguas bereberes.
  2. Las lenguas semíticas, que incluyen el árabe y el hebreo como miembros más conocidos.
  3. Las lenguas egipcias, que incluyen el egipcio antiguo en sus diversas variedades y el copto.
  4. Las lenguas cusitas geográficamente situadas al sur de Egipto.
  5. Las Lenguas chádicas del Sudán oriental y África subsahariana.
  6. Las lenguas omóticas del sudeste de Etiopía.

De hecho, algunos rasgos típicos de las lenguas semíticas y otras lenguas afroasiáticas se encuentran también en las lenguas bereberes:

  • Fonéticamente ambas poseen consonantes enfáticas.
  • Los lexemas son esencialmente consonánticos y las vocales se infijan en ellos.
  • Los elementos pronominales se parecen a los del semítico, especialmente a los del acadio.
  • La conjugación del verbo es similar.
  • El femenino del nombre se forma añadiendo una -t.
  • Entre los números del 1 al 10, 6 tienen similitudes.
  • Un centenar de palabras son comunes entre el bereber y semítico, asin (Djerba) 'diente': sinn; isen 'nombre': ism etc.

Referencias [editar]

Notas [editar]

  1. Omar Ouakrim (1995), p. 16
  2. Lugan, Bernard (2009). Histoire de l'Afrique des origines à nos jours, Editeur Ellipses Marketing. ISBN: 2729842683
  3. Omar Ouakrim (1995): Fonética y Fonología del Bereber, ed. UAB, Barcelona, ISBN 84-490-0280-X
  4. Bereber común(Linguae imperii)

Bibliografía [editar]

Enlaces externos [editar]

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres