Blogia
petalofucsia

CINE2: ÉPICA. HELENA DE TROYA. La guerra de Troya fue un conflicto bélico en el que se enfrentaron una coalición de ejércitos aqueos contra la ciudad de Troya (también llamada Ilión), ubicada en Asia Menor y sus aliados. Según el mito, se trataría de una expedición de castigo por parte de los aqueos, cuyo casus belli sería el rapto (o fuga) de Helena de Esparta por el príncipe Paris de Troya.

 

Helena de Troya (TV)

TÍTULO ORIGINALHelen of Troy (TV)
AÑO
2003
DURACIÓN
240 min.  Sugerir trailer/vídeo
PAÍS
 
DIRECTORJohn Kent Harrison
GUIÓNRonni Kern (Poemas: Homer)
MÚSICANeal Acree, Joel Goldsmith
FOTOGRAFÍAEdward J. Pei
REPARTOSienna Guillory, Rufus Sewell, Matthew Marsden, John Rhys-Davies, Maryam d'Abo, Stellan Skarsgard
PRODUCTORAFuel Entertainment
GÉNEROAventuras. Acción. Romance | Antigua Grecia. Mitología
SINOPSISAunque está casada con Menelao, rey de Esparta, Helena (Sienna Guillory) se enamora locamente de Paris (Matthew Marsden), un apuesto príncipe troyano. Los amantes huyen juntos a Troya, donde el padre de Paris, el rey Príamo (John Rhys-Davies), les brinda asilo. Decidido a recuperar a Helena, Agamenón, (Rufus Sewell), el despiadado hermano de Menelao, acaudilla el temible ejército espartano llevándolo hasta la costa de la ciudad fortificada... (FILMAFFINITY)
 
TU CRÍTICA
Puedes hacer una crítica de esta película para que el resto de los usuarios la pueda leer. Añade tu crítica

DE : http://www.filmaffinity.com/es/film124979.html

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

petalofucsia -

Hedonismo
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación, búsqueda
El Hedonismo es la doctrina filosófica basada en la búsqueda del placer y la supresión del dolor como objetivo o razón de ser de la vida. Las dos escuelas clásicas del hedonismo son la escuela cirenaica y los epicúreos.

Hedonismo es la doctrina que considera el placer como el fin de la vida, por lo que se deduce que los seres humanos deberíamos dedicarnos exclusivamente a vivir en su eterna búsqueda. En la Grecia antigua se formularon las primeras teorías sobre el placer:

En la primera doctrina se plantea que los deseos personales se debían satisfacer de inmediato sin importar los intereses de los demás. Esta teoría fue expuesta por un grupo llamado los cirenaicos.

La segunda doctrina fue formulada por los epicúreos o hedonistas racionales, seguidores del filósofo Epicuro de Samos, quien vivió en Grecia entre el 341 y el 270 a.c. La doctrina que predicó Epicuro de Samos ha sido tergiversada a través de la historia, hasta el punto de que algunos lo toman como un libertino mientras que otros lo consideraron una faceta.

Epicuro consideraba que la felicidad consiste en vivir en continuo placer, porque para muchas personas el placer es concebido como algo que excita los sentidos. Epicuro consideró que no todas las formas de placer se refieren a lo anterior, pues lo que excita los sentidos son los placeres sensuales. Existen otras formas de placer que según él se refieren a la ausencia de dolor o de cualquier tipo de aflicción. También afirmó que ningún placer es malo en sí, sólo que los medios para buscarlo pueden ser el inconveniente, el riesgo o el error.

Existen escritos del filósofo y de sus seguidores que nos muestran sus doctrinas: entre los deseos, algunos son naturales y necesarios, algunos naturales y no necesarios y otros ni naturales ni necesarios, sólo consagrados a la opinión vana. La disposición que tengamos hacia cada uno de estos casos determina nuestra aptitud para ser felices o no.

Dentro de los deseos naturales y necesarios encontramos las necesidades básicas físicas, como el alimentarse, calmar la sed, el abrigo y el sentido de seguridad.
Dentro de la clase de naturales e innecesarios están , la conversación amena, la gratificación sexual, las artes, etc.
Dentro de los placeres innaturales e innecesarios están la fama, el poder político, el prestigio, etc.
Epicuro formuló algunas recomendaciones entorno a todas estas categorías de deseos así:

Debemos satisfacer los deseos naturales necesarios de la forma más económica posible.
Podemos perseguir los deseos naturales innecesarios hasta la satisfacción de nuestro corazón, no más allá.
No debemos arriesgar la salud, la amistad, la economía en la búsqueda de satisfacer un deseo innecesario, pues esto sólo conduce a un sufrimiento futuro
Hay que evitar por completo los deseos innaturales innecesarios pues el placer o satisfacción que éstos producen es efímero.
La filosofía epicúrea ganó un gran número de adeptos. Fue una importante escuela de pensamiento que perduró por 7 siglos después de la muerte de su creador. Hacia la Edad Media decayó y fueron destruidos muchos de sus escritos. Sin embargo hoy existen remanentes de esta doctrina que han sido compilados y difundidos por el mundo.

Los epicúreos sostenían que el placer verdadero es alcanzable tan solo por la razón. Hacían hincapié en la virtudes del dominio de sí mismo y de la prudencia. En los siglos XVIII y XIX los filósofos británicos Jeremy Benthan, James Mill y John Stuart Mill hicieron la propuesta de una doctrina universal más conocida como utilitarismo. Según esta teoría el comportamiento humano debe tener como criterio final el bien social. Hay que guiarse moralmente buscando todo aquello que proporciona y favorece el bienestar de un mayor número de personas.

Después de analizar el documento sobre el Hedonismo hemos llegado a las siguientes conclusiones :

Todos los seres humanos hemos nacido con la posibilidad de experimentar placer.
El placer no es bueno, ni malo, simplemente existe.
Lo bueno o lo malo del placer reside en cómo se busca y hasta dónde llega.
Todos los extremos son inconvenientes, el exceso de placer se convierte en vicio.
El placer no es solamente la gratificación sensual o sexual como piensan la mayoría de las personas.
Hay placeres tan simples y deliciosos como comerse un pedazo de tarta, o mirar la última alineación planetaria.
Existen placeres que a la postre traen infelicidad, insatisfacción o contratiempos, por ejemplo la popularidad o la fama.
El mayor placer para el género humano debe girar entorno del servicio de los demás.
Si aprendemos a distinguir verdaderamente lo que es placer, podremos vivir muchos momentos de felicidad.
Contenido [ocultar]
1 Las escuelas clásicas del Hedonismo
2 Hedonismos
3 Hedonismo contemporáneo
4 Opositores y sus puntos de vista
5 Referencias
6 Enlaces externos


Las escuelas clásicas del Hedonismo [editar]Las dos escuelas convergen en el detestar la superstición y la religión y basar la conducta y el juicio mediante la experiencia y la razón. Así anticipan las posiciones del humanismo y del iluminismo posteriores. De todas formas, difieren en lo siguiente:

La escuela cirenaica (siglos IV y III a. C.) fue fundada por Aristipo de Cirene, fue una de las más antiguas escuelas socráticas y enfatizaba sólo un lado de las enseñanzas de Sócrates. Tomando la afirmación de Sócrates de que la felicidad es uno de los fines de la acción moral, Aristipo mantenía que el placer era el bien superior. Él decía que las gratificaciones corpóreas , las cuales el consideraba intensas, eran preferibles a las mentales. Ellos también negaban que debamos posponer la gratificación inmediata para la ganancia a largo plazo. En este respecto ellos difieren de los epicureistas.

El epicureísmo identificaba al placer con la tranquilidad y enfatizaba la reducción del deseo sobre la adquisición inmediata del placer. En esta forma, el epicureísmo escapa a la objeción precedente: mientras el placer y el bien mayor son de hecho lo mismo, Epicuro argumentaba que el placer más alto consiste de una vida simple, moderada, que se vive con amigos en discusión filosófica. Él enfatizaba que no era bueno hacer algo que a uno le haga sentir bien si, cuando se lo experimentaba, uno después denigraría las experiencias posteriores y éstas le harían sentirse bien. Así mismo afirmaba que a veces por tener placeres momentáneos intensos se sacrifica el bienestar posterior. En tanto él entendía por placer la ausencia de dolor.

Hedonismos [editar]Dentro del Hedonismo en sentido estricto se pueden distinguir dos formas del mismo, de acuerdo con los dos significados que tiene el término placer. Éste designa al placer sensible o inferior, y al placer espiritual o superior. En consecuencia, habrá dos formas de hedonismo, llamadas hedonismo absoluto y hedonismo mitigado, o eudemonismo.

Por lo que se refiere al hedonismo psicológico, son varias las doctrinas existentes según la determinación temporal del placer. La teoría del placer de los fines o ´´hedonismo psicológico del futuro´´ sostiene que el placer personal es el único fin último de una persona.

El hedonismo no consiste en afirmar que el placer es un bien, ya que dicha afirmación ha sido admitida por otras muchas doctrinas éticas muy alejadas del hedonismo, sino en considerar que el placer es el único y supremo bien.

El término hedonismo puede tomarse en dos sentidos, lato y estricto. En el primero, Hedonismo sería una teoría ética de gran amplitud en la que la palabra placer tendría un significado muy extenso, abarcando tanto el placer como la utilidad; en este sentido se encuadraría dentro del Hedonismo el utilitarismo. En un sentido más restringido, el Hedonismo se diferencia del utilitarismo, fundamentalmente, porque el primero cifra el bien en el placer individual, mientras que el segundo afirma como bien sumo el placer, el bienestar y la utilidad sociales; el Hedonismo tiene carácter individualista, el utilitarismo es de índole socialista (en el sentido etimológico de la palabra). El punto de vista que sostiene que la satisfacción humana se encuentra en la búsqueda y posesión del placer material y físico.

El hedonismo radical sostiene que todos los placeres físicos deben ser satisfechos sin ninguna restricción, mientras que el hedonismo moderado afirma que las actividades placenteras deben ser moderadas, para que así aumente el placer. En ambos casos el placer es la principal motivación del comportamiento.

Hedonismo contemporáneo [editar]Dentro de la filosofía contemporánea se destaca la figura de Michel Onfray como abierto proponente del hedonismo. Él manifiesta en una entrevista que "Se cree que el hedonista es aquel que hace el elogio de la propiedad, de la riqueza, del tener, que es un consumidor. Eso es un hedonismo vulgar que propicia la sociedad. Yo propongo un hedonismo filosófico que es en gran medida lo contrario, del ser en vez del tener, que no pasa por el dinero, pero sí por una modificación del comportamiento. Lograr una presencia real en el mundo, y disfrutar jubilosamente de la existencia: oler mejor, gustar, escuchar mejor, no estar enojado con el cuerpo y considerar las pasiones y pulsiones como amigos y no como adversarios."[1]

Otra figura destacable en defensa de este plantamiento hedonista es la escritora Valérie Tasso. Su libro Antimanual de sexo intenta abordar desde esta perspectiva el fenómeno de la sexualidad humana con declaraciones como la siguiente: "El hedonismo es una actitud ante la vida. Es una filosofía vital que prima al instante sobre el devenir, que reivindica la valentía sobre el miedo, que respeta la materialidad y cuestiona el espíritu, que gestiona lo que sucede sin despreciarse por lo que nunca sucedió, que aprecia la lógica de la vida y cuestiona la lógica de la muerte, que sabe que lo suficiente es suficiente, que busca el placer donde está, no donde se busca, que hace de su cuerpo su aliado y no su prisión, que desea sin que lo esclavice su deseo, que emplea su tiempo más que su dinero[...] El hedonista ejerce el difícil arte de establecer la paz consigo mismo."[2]

Opositores y sus puntos de vista [editar]La fe católica se opone al hedonismo porque, según aquélla, mina los valores y virtudes de sus dogmas precursores del eudemonismo espiritual.

El Hedonismo es considerado por muchas religiones una actitud carente de moral , no porque aprecie algún placer, sino porque lo antepone a las exigencias del amor a Dios y al prójimo. Para ellos es una actitud egocéntrica que incapacita al sujeto para relacionarse con otros a menos que sea para explotarlos y satisfacer su afán de placer.

La Psicología Positiva (1998-), basada en investigaciones científicas de psicológica cognoscitiva, ha pensado muchas veces que sustentar la felicidad en la búsqueda del placer, "la vida placentera", conlleva a un mayor índice de insatisfacción. La búsqueda de una Felicidad Auténtica, como indica el psicólogo Martin E. P. Seligman, implica poner un mayor enfoque en el compromiso y el significado. La vida comprometida está basada en gratificaciones que no pueden ser adquiridas por atajos, como aprender un oficio, deporte, etc.; se busca el flujo, que es el balance del reto con la habilidad. Por otra parte, la vida significativa son las acciones y creencias basadas en algo mayor a nuestro ego, acciones motivadas por un bien común, etc. Se ha dicho que aquellos que basan su felicidad en la vida comprometida y la vida significativa cuentan con un índice de mayor satisfacción en la vida. La "felicidad auténtica" es un concepto superior al simple hecho de estar fuera de dolor, sentir placer, o no sufrir enfermedades psicológicas.

Estos datos, sin embargo, no son cientìficos, sino mas bien ideales. Mientras que la mayorìa de neurocientìficos cree que nuestro cerebro posee un sistema de "castigo-recompensa", en el que algo que beneficiarìa a nuestros antepasados (comida, pertenecer a un grupo, tener sexo, etc.) hacen liberar endorfinas, las hormonas del placer: lo que harìa que los hedonìstas tengan la razòn. Aunque se advierte que algunas partes de las teorìas hedonistas puedan ser morales y no precisamente abordan un tema objetivo.

Referencias [editar]↑ Entrevista por Cecilia Bembibre
↑ Tasso,Valérie. "Antimanual de sexo". Temas de Hoy. 2009. Pag. 84
Enlaces externos [editar]Wikcionario

Wikcionario tiene definiciones para hedonismo.
Hedonismo no es consumismo, entrevista a Michel Onfray
Manifesto de la Internacional Hedonista. Página con fotos de sus acciones políticas
El estilo de vida hedonista

Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Hedonismo"
Categoría: Hedonismo

petalofucsia -

Placer
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación, búsqueda

El smiley o carita risueña es uno de los más conocidos símbolos de felicidad.El placer puede ser definido como una sensación o sentimiento positivo, agradable o eufórico, que en su forma natural se manifiesta cuando se satisface plenamente alguna necesidad del organismo humano: bebida, en el caso de la sed; comida, en el caso del hambre; descanso (sueño), para la fatiga; diversión (entretenimiento), para el aburrimiento, y conocimientos (científicos o no científicos) o cultura (diferentes tipos de arte) para la ignorancia, la curiosidad y la necesidad de crear y desarrollar el espíritu. La naturaleza suele asociar la sensación de placer con algún beneficio para la especie y la Filosofía lo clasifica entre los tipos posibles de felicidad.

Contenido [ocultar]
1 Tipos de placer
2 Epicuro
3 Placer y dolor
4 Bioquímica del placer
5 Sentimientos asociados
6 Enlaces externos


Tipos de placer [editar]Hay muchos tipos de placer o satisfacción:




El placer físico, que deriva de disfrutar condiciones saludables relacionadas con la estimulación de los órganos de los sentidos (las relaciones sexuales o la ingestión de platos suculentos de comida, por ejemplo). Hay distintos tipos de placer físico: el producido por el gusto o placer gastronómico; el producido por el tacto (masaje, placer sexual en sus diversas manifestaciones,...); el placer auditivo (música), el placer visual (arte,...), el deportivo, etcétera. Los griegos aconsejaban un placer moderado y consideraban un vicio pernicioso cualquier placer inmoderado.
El placer psíquico deriva del recreo que provoca en el ser humano la imaginación y la fantasía, el recuerdo de lo agradable, el humor, la alegría, la comprensión y los sentimientos de equilibrio, paz y serenidad, que granjean la llamada felicidad. El mero pensamiento puede llegar a sentirse dichoso sólo con la imaginación de lo bueno que no se posee ni se disfruta en ese momento. El placer "psíquico" es definido por Platón como el mayor, y abarca también todos los placeres mentales causados al percibir cultura o arte, o al crear.
El placer estético, que mana de la contemplación y disfrute de la belleza, que consiste en el equilibrio "perfecto" (subjetivo, por supuesto) entre lo ideal y la realidad.
El placer intelectual, que nace al ampliar nuestros conocimientos y arrancar secretos a lo desconocido para poder descubrir y satisfacer nuestras necesidades espirituales e intelectuales, y hacer más libre y consciente nuestro actuar.
El placer lúdico, que deriva de la práctica de cualquier tipo de juego y se encuentra en la raíz de muchos otros tipos de placer.
El placer emotivo o emocional, que deriva de la empatía al compartir el amor y el afecto de la familia, de entablar y sostener amistad con los iguales y sentirse aceptado por otros seres humanos.
El Placer de la contemplación, participación y goce de lo insólito y desconocido es también una fuente de placer, por ejemplo cuando se trata de espectáculos: fuegos artificiales, una escultura, un edificio (arquitectura), un paseo por un paraje natural, un viaje a un lugar desconocido, la lectura de un libro, etcétera.
Epicuro [editar]El filósofo griego Epicuro puso la finalidad de la filosofía en lograr un placer equilibrado en todas sus formas en esta vida, no sólo físico, sino intelectual y emocional, y su filosofía, propia de la mentalidad mediterránea, tuvo numerosos adeptos en el ámbito pagano antes de la llegada del Cristianismo, que consideró la felicidad en este mundo como posible, pero relativa, a causa de un sentimiento de culpa original por la búsqueda de placer; el placer verdadro y pleno se sitúa, según Santo Tomás de Aquino, en una vida ultraterrena, en un nivel espiritual próximo al psicológico, en una gratificación sobrenatural trascendente.

Placer y dolor [editar]Generalmente, se considera que los conceptos de placer y dolor son opuestos porque se presupone que, si hay placer, no puede existir dolor y viceversa. Pero también es hecho establecido, aunque por la mayoría considerado inmoral, que se puede llegar a sentir placer haciendo daño a otras personas o a animales y cosas (el llamado sadismo) o contemplando como sufren (lo que los alemanes denominan con la palabra Schadenfreude); inversamente, se puede obtener placer al sentir dolor en el caso del masoquismo.

Asimismo, cuando se produce dolor, en mayor o menor medida se producen endorfinas que contrarrestan parte del dolor, en algún caso completamente. Por otra parte, el abuso reiterado de los placeres puede alienar, exclusivizar y mecanizar la conciencia, humana causando diversos trastornos compulsivos de la conducta, como la ludopatía o las adicciones (la drogodependencia, el alcoholismo, el tabaquismo) o la ingesta compulsiva de alimentos.

Bioquímica del placer [editar]Desde el punto de vista de la biología, algunas sustancias que genera el cuerpo durante el placer son:

dopamina
endorfinas
oxitocina
serotonina
En ocasiones, el individuo puede haberse acostumbrado a este tipo de sustancias generadas de forma natural. El cerebro ha creado enlaces neuronales que provocan en el individuo una merma en el impacto de la sensación placentera (por esta razón, las sensaciones placenteras son más impactantes cuando son novedosas: el cerebro aún no las ha procesado). En consecuencia, el objetivo perseguido no se satisface, generando frustración y/o deseo, justo el efecto contrario al buscado.

Sentimientos asociados [editar]El placer suele relacionarse con:

la adicción
la alegría
la alimentación
el alivio
la comodidad
la curiosidad
los deportes
las endorfinas
las fantasías
las fantasías sexuales
la fotografía
el hedonismo
los libros
la pasión
la relajación
la salud
la satisfacción
la sexualidad
la voluntad
las zonas erógenas
Lo contrario del placer (el desagrado) se suele relacionar con:

el aburrimiento
el desgano o pereza
el dolor
la enfermedad
la frustración
la apatía
Enlaces externos [editar] Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Placer. Wikiquote
Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Placer"
Categorías: Hedonismo

petalofucsia -

Deseo
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación, búsqueda
El deseo se dice del anhelo de saciar un gusto.

La agradabilidad que conmueve nuestros sentidos, sea por encauzamiento o motivado por vivencias pasadas o por neto reflejo corporal ya sea por objetos materiales, por saber, por personas o por afectos.

Siendo la consecuencia de uno o más sentimientos no satisfechos, postergados de forma voluntaria o involuntaria.

El deseo es la consecuencia final de la emoción inducida en origen por la variación del medio. La cadena causa-efecto que le corresponde es la siguiente: Emoción -> Sentimiento -> Deseo.

El deseo es una maquinación.

A cada deseo le precede un sentimiento, se puede decir que al deseo sexual le precede un sentimiento de atracción: p. ej. Siento atracción hacia ti, ¿te apetece tener sexo conmigo? Las normas sociales actuales hacen imposible que esta frase sea de uso cotidiano, sobre todo por el miedo al rechazo. No obstante, el deseo —sea del tipo que sea— y su satisfacción, forman parte de la naturaleza humana. Satisfacer los deseos de forma adecuada implica el uso de la empatía para evitar agredir, y en consecuencia, provocar respuestas violentas en personas que, adecuadamente estimuladas, accederían sin problemas.

En su libro El alma está en el cerebro, Eduard Punset[1] afirma:

El deseo nos saca de nosotros mismos, nos desubica, nos dispara y proyecta, nos vuelve excesivos, hace que vivamos en la improvisación, el desorden y el capricho, máximas expresiones de la libertad llevada al paroxismo. El deseo reivindica la vida, el placer, la autorrealización, la libertad.
Unos planifican su vida, mientras que otros la viven al ritmo que les marca el deseo. El deseo de vivir y de hacerlo a su manera. Por eso sus autobiografías son más descriptivas que explicativas, pues sus vidas no tanto se deben a los resultados u objetivos cumplidos, sino al sentido inherente al mismo proceso de vivir. Y este proceso, de uno u otro modo, lo establece siempre el deseo.

Si bien el deseo rebosa incertidumbre acerca del itinerario, a muchas personas les garantiza la seguridad en cuanto a los pasos dados. Bien entendido que el deseo no es una voz oscura, confusa y estúpida, sino que - en una persona madura - es luminosa, clara e inteligente. Las emociones están en la base de los deseos y de la inteligencia se dice que es emocional. Visto de este modo, el deseo se convierte en el portavoz de uno mismo.



Referencias [editar]↑ Eduard Punset, El alma está en el corazon. Radiografía de la máquina de pensar. ISBN:84-03-09737-9.
Véase también [editar]Satisfacción



Enlaces externos [editar]Pensamiento Emocional hablando del deseo
Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Deseo. Wikiquote
Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Deseo"
Categoría: Emociones

petalofucsia -

LA ENVIDIA ES DESEO...

Diccionario de sinónimos y antónimos © 2005 Espasa-Calpe:
envidia
celos, pelusa, resentimiento, animosidad, rencor, tirria, rabia, resquemor, desazón, disgusto
Antónimos: indiferencia, conformidad



Diccionario de sinónimos y antónimos © 2005 Espasa-Calpe:
envidiar
ambicionar, anhelar, ansiar, apetecer, codiciar, desear, querer, incitar, resentirse, disgustarse, consumirse, rivalizar


petalofucsia -

DAR DESEO DEBE DE SER COMPLACER: DAR A UNO AQUELLO QUE LE COMPLACE:

Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:
complacer
tr. Causar a otro satisfacción o placer, agradarle:
hace todo por complacer a su amiga.
prnl. Deleitarse, sentir satisfacción.
♦ Se construye con la prep. con: se complace con la noticia.
♦ Irreg. Se conj. como placer.


Preguntas en los foros con la(s) palabra(s) 'complacer' en el título:
complacer
complacer de informarle de lo siguiente

Pregunta tú mismo.
Visita el foro.

'complacer' también aparece en estas entradas
agradar - complaciente - contemplar - gracia - gratificar - satisfacer - servicial - soborno


Diccionario de sinónimos y antónimos © 2005 Espasa-Calpe:
complacer
satisfacer, contentar, agradar, alegrar, halagar, gratificar
Antónimos: desagradar, molestar
gozar, alegrarse, deleitarse, entusiasmarse, gustar
Antónimos: entristecerse, apenarse



'complacer' también aparece en estas entradas
agradar - alegrar - alegrarse - contentar - contentarse - divertir - divertirse - encantar - gibar - gratificar - gustar - importunar - lastimar - lastimarse - placer - satisfacer - satisfacerse


complacer.

(Del lat. complacēre).


1. tr. Causar a alguien satisfacción o placer, agradarle.

2. tr. Dicho de una persona: Acceder a lo que otra desea y puede serle útil o agradable.

3. prnl. Alegrarse y tener satisfacción en algo.



MORF. conjug. c. agradecer.




Real Academia Española © Todos los derechos reservados

petalofucsia -

AGRADAR:

Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:
agradar
intr. Complacer, contentar, gustar:
me agrada leer un rato antes de dormir.


Preguntas en los foros con la(s) palabra(s) 'agradar' en el título:
agradar a
gustar/apetecer/agradar

Pregunta tú mismo.
Visita el foro.

'agradar' también aparece en estas entradas
apetecer - baboso - deleitar - molar - coquetear - coqueteo - coquetería - desvelar - enrollar - galantería - geisha - gracia - gustar - obsequioso - prendar - rondar - sentar - sentido - tilín - tirar


Diccionario de sinónimos y antónimos © 2005 Espasa-Calpe:
agradar
gustar, satisfacer, interesar, complacer, contentar, encantar, deleitar, alegrar, regocijar, cautivar, atraer, seducir, hechizar, arrebatar, entusiasmar, embelesar, embriagar, absorber
Antónimos: desagradar, disgustar, fastidiar



'agradar' también aparece en estas entradas
apetecer - asquear - atraer - atraerse - cansar - cansarse - complacer - complacerse - congratular - contentar - contentarse - ilusionar - ilusionarse - cuadrar - cuadrarse - disgustar - divertir - divertirse - encantar - encorajinar - entretener - entretenerse - hastiar - hastiarse - interesar - interesarse - molar - simpatizar


agradar.

(De grado2).


1. intr. Complacer, contentar, gustar.

2. prnl. Sentir agrado (‖ gusto).


petalofucsia -

deseo.

(Del lat. desidĭum).


1. m. Movimiento afectivo hacia algo que se apetece.

2. m. Acción y efecto de desear.

3. m. Objeto de deseo.

4. m. Impulso, excitación venérea.

arder en ~s de algo.

1. loc. verb. Anhelarlo con vehemencia.




Real Academia Española © Todos los derechos reservados

petalofucsia -

Diccionario de sinónimos y antónimos © 2005 Espasa-Calpe:
deseo
aspiración, ansia, afán, anhelo, apetito, pretensión, capricho, empeño, antojo, pasión, ambición, interés
Antónimos: desinterés, inapetencia, displicencia
intención, objetivo, proyecto


Diccionario de sinónimos y antónimos © 2005 Espasa-Calpe:
desear
apetecer, querer, aspirar, anhelar, ambicionar, ansiar, codiciar, suspirar, pretender, preferir
Antónimos: despreciar, aborrecer, odiar
aficionarse, antojarse, encapricharse, prendarse, pirrarse


'deseo' también aparece en estas entradas
acucia - afán - ambición - antojo - apetito - arregosto - aspiración - avidez - capricho - codicia - comezón - ilusión - expectación - impaciencia - objetivo - pasión - pretensión - proyecto - reconcomio - sed - sueño - voluntad

petalofucsia -

Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:
deseo
m. Fuerte inclinación de la voluntad hacia el conocimiento, consecución y disfrute de algo:
su deseo y ambición no le dejarán vivir.
Lo que se desea:
tener salud es su mayor deseo.
Apetito sexual:
un afrodisiaco despertará tu deseo.
arder en deseos de algo loc. Desearlo con vehemencia:
ardo en deseos de estar con ella.


Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:
desear
tr. Querer o aspirar a algo con vehemencia y anhelo:
siempre deseó comprar una casa a sus padres.
Sentir atracción sexual:
le deseaba con todo su cuerpo.
dejar mucho que desear loc. Defraudar, ser inferior a las expectativas:
esta película deja mucho que desear.
vérselas y deseárselas loc. Tener dificultad y requerir esfuerzo lo que se desea:
me las veo y me las deseo para comprar el piso.


Preguntas en los foros con la(s) palabra(s) 'deseo' en el título:
¡Los deseo mucha suerte en todo lo que hacen!
Deseo de Navidad para niños
deseo e iniciativa propios/propias
La/Le deseo
no se me hizo el deseo
tú mi deseo pendiente...

Pregunta tú mismo.
Visita el foro.

'deseo' también aparece en estas entradas
agua - amainar - ambición - amor - anhelar - anhelo - ansioso - antiafrodisiaco - antojarse - antojo - año - apetito - apetitoso - aprovechar - ardiente - arribismo - atender - avidez - barrera - bien - bienaventuranza - budismo - mono - mono - blanco - brocal - calientapollas - canino - capricho - codicia - comezón - concupiscencia - contemporizar - contener - contenido - contrariedad - curiosidad - desear - desganar - desiderativo - despertar - diente - embalar - empeño - encandilar - engolosinar - envidia - exclusivismo - felicitar - fetichismo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres